Google financia la innovación de Apple con una millonaria asociación

Si uno piensa en innovación, necesariamente se le viene a la mente Apple. Es una empresa que ha cambiado tantas cosas en este mundo gracias a ella, que se ha convertido casi que en un sinónimo de la palabra. Los smartphones de hoy son como son por el iPhone. Lo mismo pasa con los ordenadores y los Mac, y ya ni hablemos de las tablets y los iPad.

Todo esto implica invertir mucho dinero y recursos. En Cupertino tienen contratados a unos 12.000 ingenieros, y todos, en mayor o menor medida, investigan nuevas tecnologías. Su salario no es precisamente bajo: unos 291.000 euros si calculamos la mediana —que no la media—, y si lo multiplicamos por el número de trabajadores, vemos que solo en esto —sin contar recursos, oficinas, etc— le cuestan a Apple 3.492 millones de euros al mes en nóminas. Nada mal.

Apple investiga y Google paga

Según datos de Statista, Apple gastó exclusivamente en investigación y desarrollo 26.000 millones de euros en 2022. Para hacernos una idea de la magnitud de la situación, eso es más del doble de los ingresos totales —sin descontar gastos— de Spotify ese mismo año. Evidentemente un gasto así tiene que tener una contrapartida muy importante, y por eso siempre se dice que Apple es, en sí misma, innovación.

Son muchas sus fuentes de ingresos para poder cubrir esto. De hecho, en 2022 fueron de 394.000 millones de euros. Es decir, unas cuatro veces los del Banco Santander y cinco veces los de Intel. Sin embargo, lo curioso de todo esto, es que aún siendo competidores directos, gran parte del gasto en innovación de Apple lo cubre Google. Así como suena.

Según una nota de Bernstein, una reputada empresa de análisis de inversiones, el buscador estaría pagando cada año a Apple unos 15.000 millones de euros para mantener a Google como el motor de búsqueda por defecto en sus productos. Si echamos cuentas, eso supone el 58% de los 26.000 millones que invierte Apple en investigación y desarrollo.

Parece que en esta ocasión ambos salen bien parados. Apple tiene más de la mitad de su innovación cubierta por un competidor directo —por lo que es una doble ganancia para la empresa—, y Google consigue más tráfico, que en el fondo es lo que le interesa. Quién sabe si esto cambiará con el salto cualitativo del hasta ahora olvidado Bing en estos últimos meses, aunque de momento la investigación de Apple corre a cargo de Google.

Vía | Apple se gasta 26.000 millones en investigación y desarrollo cada año. Casi todo lo paga (en cierto modo) Google (applesfera.com)