China parecía una potencia en inteligencia artificial. Acaban de presentar su primer rival de ChatGPT y ha sido una gran decepción

Hace un mes abordábamos el protagonismo que estaba teniendo ChatGPT en los debates de las redes sociales chinas, pese a no estar oficialmente disponible para los usuarios del gigante asiático. Y muchos de ellos se hacían una pregunta muy importante: “¿Por qué ChatGPT no lo hemos creado nosotros primero?”.

Recordemos que hace sólo año y medio que Nicolas Chaillan, el primer Chief Software Officer del Pentágono, dimitió porque consideraba que EE. UU. ya había perdido la guerra de la inteligencia artificial frente a China.

Y, sin embargo, aquí estaban los tuiteros (más bien, weiboeros) chinos debatiendo por qué EE. UU se seguía adelantando en un campo como el de los chatbots. Aunque, por fortuna, para ellos, diversas empresas tecnológicas chinas habían anunciado ya su intención de empezar a probar sus chatbots en cuestión de semanas.

Baidu, en cabeza

La mejor situada de todas ellas era Baidu, ‘el Google chino’ que llevaba años invirtiendo en IA destinada a la conducción autónoma y que ya había lanzado varios modelos de lenguaje y hasta un equivalente de DALL-E 2 llamado ERNIE-ViLG.

Baidu prometía que este mes de marzo comenzarían las pruebas de su chatbot Ernie, que ofrecería no sólo funciones conversacionales sino también de generación de imágenes. Alibaba y JD.com serían los otros contendientes más inmediatos en la carrera por alzarse con el título de ‘ChatGPT chino’.

Aunque un movimiento de última hora de los reguladores chinos, destinado a aumentar su supervisión de cómo se implementaba la censura en los nuevos modelos de lenguaje, hizo temer por el calendario anunciado por Baidu, finalmente llegó mediados de marzo y su chatbot Ernie fue presentado ayer.

Sin embargo, tras el evento en el que Baidu presentó finalmente su chatbot, las acciones del gigante tecnológico chino cayeron un 10%. ¿El motivo? Sencillo: el mercado no vio con buenos ojos que todo lo que tuviera que ofrecer la compañía fuera un vídeo pregrabado.

No cuando su principal rival occidental, OpenAI, había presentado el día antes su GPT-4, que se lanzó de forma inmediata para que los usuarios de pago de ChatGPT pudieran probarlo.

El ‘hype’ por los suelos. Como las acciones.

La compañía, propietaria del principal buscador de China, había estado afirmando en las semanas previas que Ernie sería poco menos que la clave para rehacer su catálogo de servicios online, permitiéndole integrar la inteligencia artificial generativa —por ejemplo— en su buscador.

Sin embargo, después de que el pasado jueves dos millones de personas asistieran online al evento de presentación de 45 minutos a través de WeChat, nadie fue capaz de hacerse una idea clara sobre si Ernie podría estar o no a la altura de ChatGPT.

“¿Eso es todo?” fue el comentario general en redes después finalizar el evento.

Robin Li, el fundador de Baidu y presentador del evento, admitió que se trataba tan sólo de una ‘demo’ preparada. Compara eso con mostrar un croquis de una web dibujada en una servilleta y que GPT-4 te genere una web en directo. Por ejemplo.

Peor aún: pese a prometer que “pronto” algunos socios comerciales podrían probar ellos mismos su chatbot, la compañía fue incapaz de detallar plazos para proveer de acceso a su chatbot al público general.

Si eso es todo lo que tiene que ofrecer la compañía china que, teóricamente, más adelantada estaba en el campo de la IA, la que ha reasignado durante meses el uso de sus potentes servidores con chips A100 de Nvidia al equipo de IA… está claro que los avances de OpenAI han pillado a Baidu y al resto de la industria de su país con el paso cambiado.

Vía | China parecía una potencia en inteligencia artificial. Acaban de presentar su primer rival de ChatGPT y ha sido una gran decepción (genbeta.com)