La tecnología que ha cambiado los cargadores de los ‘smartphones’ para siempre

Anker ha presentado hoy una nueva generación de cargadores de nitruro de galio que alcanzan hasta 120W de potencia en un tamaño realmente compacto

Los cargadores de móvil nunca han sido algo que llamase excesivamente la atención. Uno se conformaba, sin darle más vueltas, con el que aparecía cuando abría por primera vez la caja de su nuevo teléfono. Cuando este no estaba a mano se suele tirar de uno viejo o de alguno que nos prestasen. Pero todo cambió a raíz del iPhone 12, momento en el que Apple, ondeando la bandera de la sostenibilidad, decidió que sus móviles no se venderían con el mencionado adaptador, solo con el cable. Las chanzas de muchos rivales no se hicieron esperar pero a la hora de la verdad muchos fabricantes como Samsung, Google, Sony o Nothing han seguido el camino abierto por la manzana. Solo las marcas chinas resisten, pero es probable que pronto den su brazo a torcer. Sea como sea, los cargadores nunca habían sido un objeto de preocupación para el común de los mortales hasta ahora. Y eso tiene una clara beneficiada colateralmente: la industria de los accesorios.

En medio de todo este cambio, hay una tecnología que viene sonando con fuerza en los últimos años: el nitruro de galio (GaN). Algo por lo que están apostando varias compañías y que, entre otras cosas, ha conseguido acabar con algunos de los problemas que tradicionalmente acompañan a muchos cargadores: un tamaño desmedido para llevarlo encima. Las primeras piezas de este tipo aparecieron concebidas para teléfonos móviles.

La razón es que, con la popularización de la carga rápida, muchos fabricantes se vieron obligados a hacer enormes accesorios, ya que el silicio, el material predominante, obligaba a ello. Sin embargo, los avances que se consiguen con los de tipo GaN permiten ofrecer velocidades de recarga muy altas en dispositivox realmente compactos. Desde hace un tiempo a esta parte, esta tecnología se ha abaratado, lo que se ha traducido en una importante popularización. Su avance también ha sido sinónimo de ampliar sus miras. Ya no solo es cosa de los móviles, sino también de los portátiles. Algo que puede poner punto final de una vez por todas a esos ladrillos que tenemos que echar a la mochila o al bolso cuando llevamos nuestro equipo de un lado para otro.

Nueva generación de GaN

El último en dar que hablar y mostrar sus avances en la materia ha sido Anker, el fabricante estadounidense de accesorios que es tremendamente popular en páginas como Amazon, que ha presentado este lunes la tercera generación de su sistema de carga con GaN, que ha bautizado como GaNPrime. No es ni mucho menos el único que anda ocupado en estos menesteres (RAVPower o Razer, por ejemplo, también han hecho importantes avances en la materia) pero sí que es uno de los que más ruido está haciendo alrededor de esta tecnología.

El nuevo estándar visto hoy promete tanto aumentar la velocidad de carga como reducir el desperdicio de energía que se puede sufrir en el proceso. Entre otras cosas, GaNPrime puede monitorizar la temperatura de los dispositivos hasta 3 millones de veces cada 24 horas para evitar sobrecalentamientos, fugas o daños en los equipos.

Uno de los nuevos cargadores de Anker. Foto: Anker.

Como la nueva generación de la marca ofrece múltiples puertos, el cargador analiza la batería de cada terminal que está conectado en tiempo real para ajustarse a las necesidades de cada uno, en lugar de chutar todo el rato la misma cantidad a todos ellos. Todo ello en un formato, aseguran, hasta un 53% gracias al diseño apilado así como a los minitrasformadores de GaN diseñados por Anker.

La compañía lanzará dos modelos en Europa con este nuevo estándar, el 737 Charger y el 735. El primero cuenta con 120W de potencia (de sobra para cargar ordenadores a un buen ritmo) y dos puertos USB tipo C y un tipo USB A, que tendrá un precio de 94,99 euros. El segundo aprovecha también ese formato y el mismo número de puertos, pero menor potencia 65W. El precio será de 65 euros. Los lanzamientos se completan con la Anker 737 PowerCore 24, una batería externa de 24.000 mAh de capacidad, con dos puertos USB C y un USB A que otorga hasta 140 W de potencia, también equipada con esta tecnología.

¿Por qué es diferente?

El nitruro de galio, que en realidad es una aleación binaria de dos semiconductores, no es un ‘ingrediente’ nuevo para la tecnología. Hace 30 años era común verlo en la composición de las luces LED. También ha sido muy popular en la industria aeroespacial, donde se recurre a este material para la creación de baterías de paneles solares en satélites que se ponen en órbita.

La gran ventaja es que produce mucho menos calor. Algo que es posible al tener una banda ancha prohibida mucho mayor, lo que le permite enviar mucho más voltaje, con menor riesgo de sobrecalentamiento. Esto lo que permite es que los componentes y las piezas que componen un cargador pueden estar mucho más juntas y dispuestas de maneras alternativas para reducir el tamaño, sin que afecte a la capacidad de carga o al control de la temperatura.

Ya demostraron su solvencia con portátiles y móviles. Ahora van a por los sobremesa

Durante mucho tiempo, su precio y lo barato que resultaba el silicio, hizo que el GaN quedase siempre en un segundo plano. Sin embargo, el punto de madurez del silicio y el poco margen de mejora en este aspecto ha hecho que desde hace unos cursos gane protagonismo. Sin entrar en demasiados vericuetos técnicos, se podría decir que este material es similar al cristal y eso es precisamente lo que le permite transferir la corriente eléctrica a mayor velocidad y con un procesamiento más rápido, eliminando el calor extra.

El próximo territorio a conquistar parecen los ordenadores de sobremesa y sus fuentes de alimentación. Una reciente demostración la llevó a cabo una compañía llamada HDPLEX, que consiguió crear la fuente de alimentación ATX más pequeña del mundo. Las dimensiones eran realmente minúsculas con 170x50x25 milímetros, incluyendo el sistema de refrigeración para reducir el ruido al mínimo. La potencia que consigue es de 250W y la eficiencia de un 94%. El invento salió a la venta hace semanas a 150 dólares.

Vía | La tecnología que ha cambiado los cargadores de los ‘smartphones’ para siempre (elconfidencial.com)