Le he pedido a DALL-E Mini mostrar a Steve Jobs comiéndose una manzana y he acabado de entender por qué esta IA es fundamental

No tiene la precisión de las IAs más avanzadas, pero DALL-E Mini está marcando un antes y un después. Es la primera vez que todo el mundo puede acceder de manera libre a un generador de imágenes por inteligencia artificial de este calibre. Simplemente acceder a este enlace, escribir una pequeña descripción en inglés y voilá. Pero no es solo el hecho que sea open source lo que hace a DALL-E Mini tan interesante.

Tampoco son los resultados. No nos engañaremos, las imágenes generadas por DALL-E Mini no tienen nada que ver con las de DALL-E 2, muchísimo más impresionantes y realistas. Aún así, los textos que escribimos los entiende la mayoría de veces. Esta IA abierta tiene el problema que el trabajo de “remix” no está tan perfeccionado y de hecho la mayoría de veces acaba desfigurando la imagen, con un resultado tan bizarro que cada vez resulta más característico. Casi como si fuera un estilo propio.

En busca de los mejores ‘prompt’

Con estos generadores se ha popularizado la palabra ‘prompt’, cuya traducción vendría a ser ‘sugerencia’ o ‘inspiración’. No es otra cosa que el texto que le damos a estas IAs para que nos genere una imagen a partir de ella. A partir de DALL-E Mini hemos visto que han surgido numerosas cuentas en redes sociales donde publican algunas creaciones realizadas por esta IA.

Un ejemplo de ello es la cuenta de Twitter de Weird Dall-E Generations, donde van publicando algunos de los resultados. ¿Ejemplos? Casi tantos como alcance la imaginación. Aquí vemos por ejemplo a Mark Zuckerberg como ventrílocuo.

pic.twitter.com/6dWaLoY1oO— Weird Dall-E Generations (@weirddalle) June 11, 2022

Es otra forma más. Si a los tuiteros o youtubers se les llama creadores de contenido, con la IA se está formando un nuevo estilo de creación: creadores de prompt. En vez de idear vídeos, comentarios ingeniosos o fotos originales, también es una habilidad encontrar el prompt más original y llamativo.

En mi caso, algunas de las primeras ideas para probar DALL-E Mini fue tirar por los clásicos de la tecnología. En la imagen anterior tenemos a Bill Gates como si fuera una marioneta y en la imagen de portada tenemos a Steve Jobs comiéndose una manzana, aunque sirve cualquier fruta.

Lo más divertido es que DALL-E te permite dibujar a alguien con cualquier estilo de dibujo, sea como un cómic, al estilo Dalí o como si fuera pintado por van Gogh.

Dalí pic.twitter.com/m4MeF17uo5— Maya Pixelskaya (@Pixelskaya) June 10, 2022

Os podéis imaginar todas las combinaciones que surgen a raíz de esto. Internet se está llenando de imágenes generadas con DALL-E Mini y esto son buenas noticias. No solo porque tenemos al alcance otra herramienta para crear contenido, sino porque DALL-E Mini está ayudando a que nos acostumbremos a “hablar” con las IAs de una forma creativa.

En las pocas semanas que lleva disponible, DALL-E Mini ha conseguido una viralidad y un nivel de uso que el resto de aplicaciones de inteligencia artificial ni podía soñar.

La gran ventaja de DALL-E Mini frente a DALL-E 2

Pero volvamos a Steve Jobs y Bill Gates. ¿Cómo es posible que DALL-E Mini esté teniendo más tirón en redes sociales que DALL-E 2, cuando esta última es muchísimo más potente? Que sea gratis no es la única razón. Y entonces, con ese dibujo de Steve Jobs y la manzana, es donde me quedó claro: el carisma de las personas famosas. DALL-E Mini permite crear imágenes a partir de personas famosas, cuando en DALL-E 2 está prohibido.

Tenemos que ver DALL-E Mini con una IA abierta y libre, donde indican que algunos resultados pueden resultar hirientes pero no hay un bloqueo expreso. En cambio, DALL-E 2 al ser por invitados, tiene una política de uso más estricta y por tanto los usuarios que pueden usarla no se han animado a aplicarla con personas reales. Por evitar que les quiten el acceso.

Esto es lo que dice la política de uso de DALL-E 2 sobre usar la IA con personas:

Respetar los derechos de los demás: Se pide a los usuarios que respeten los derechos de los demás y, en particular, se les pide que no carguen imágenes de personas sin su consentimiento (incluidas figuras públicas), o imágenes sobre las que no tengan los derechos de uso apropiados. Las personas que descubran que sus imágenes se han utilizado sin su consentimiento pueden denunciar la infracción al equipo de soporte de OpenAI (support@openai.com) como se describe en la política de contenido. Las cuestiones de consentimiento son complejas y se analizan más detalladamente en las subsecciones sobre Consentimiento.

DALL-E 2 es suficiente potente como para que los resultados de sus imágenes puedan suponer un daño a los implicados. Por el contrario, parece que DALL-E Mini todavía encaja con ese marco mental de las redes sociales. Algo similar a lo que muchos usuarios podrían hacer con Photoshop en poco tiempo.

En el caso de DALL-E Mini estamos viviendo una especie de prueba de cómo la IA puede afectar a la creación de imágenes rápidas. Un pequeño experimento donde ver qué tipo de usos se están utilizando. Mientras DALL-E 2 está siendo utilizada principalmente desde un componente casi artístico, la IA gratuita y al alcance de todo el mundo ya está siendo aprovechada para lo que mejor sabemos hacer: divertirnos con la tecnología.

Wish I was there pic.twitter.com/0lXURlzM7g— 𓇙 𝕸𝖔𝖙𝖍 𓇙 (@Moth_Sprout) June 11, 2022

Vía | Le he pedido a DALL-E Mini mostrar a Steve Jobs comiéndose una manzana y he acabado de entender por qué esta IA es fundamental (xataka.com)